Corroborada la eficacia de la ozonoterapia en la curación del pié diabético

La ozonoterapia vuelve a dar otro paso de gigante hacia su institucionalización en los sistemas nacionales de seguridad social y su aplicación reglada en los hospitales. El doctor José Antonio Marques de Magallanes, de la Clínica Claro, ha demostrado que el tratamiento con ozono resulta efectivo en la curación del pie diabético. Durante su investigación y su trabajo con enfermos en el Hospital Padre Américo (Penafiel, Portugal) quedó corroborado por un grupo de expertos en la afección el éxito de la ozonoterapia como tratamiento de apoyo para los pacientes.

¿Qué es el pie diabético?

Las personas diabéticas, con niveles de azúcar demasiado altos en su sangre, pueden perder con el paso de los años sensibilidad en los pies. Esto es un efecto derivado de la propia diabetes, que daña los nervios y los vasos sanguíneos. Tanto las grandes como las pequeñas arterias se estrechan, afectando de manera negativa a la circulación. Los nervios de las piernas sufren neuropatías y dejan de sentir, sobre todo del tobillo hacia abajo. “Esto destruye la sensibilidad. Pisas y no sientes. Te haces una herida y no la notas”, explica el doctor Marques de Magallanes, que subraya que los enfermos cuando se dan cuenta suele ser demasiado tarde: “Se percatan por el olor de las heridas infectadas y el color del pie gangrenado”.

El tratamiento convencional del pie diabético suele terminar con el ingreso hospitalario, el uso de antibióticos y en los casos más extremos, en los que la lesion es irreversible, con la amputación. En muchas ocasiones los problemas para el enfermo no terminan con la desinfección de las heridas. “Lo normal es que las lesiones no se curen del todo. Las heridas pueden volver a abrirse, agrandarse e infectarse nuevamente”, indica el doctor vigués, que va un paso más allá: “Las personas que han sufrido una amputación mayor por culpa del pie diabético tienen menos esperanza de vida que los enfermos de cáncer de colon”.

Los casos más graves de pie diabético se tratan en las unidades especializadas de los hospitales. En Galicia solo hay una y está en el Hospital Clínico Universitario de Santiago (CHUS). Estas unidades están compuestas por podólogos, cirujanos vasculares, traumatólogos, endocrinólogos y enfermeras especialistas. José Antonio Marques de Magallanes contactó con las unidades de pie diabético de los hospitales del norte de Portugal con el objetivo de demostrar que el tratamiento con ozonoterapia, sumado al trabajo habitual desarrollado por sus expertos, garantizaría mejores resultados para los enfermos.

El Hospital Padre Américo (Penafiel), ganador del premio Bial de medicina clínica en 2016, acogió dentro de su unidad de pie diabético al doctor Marques de Magallanes. El centro, que ingresa a unos 70 pacientes al año afectados por esta enfermedad, incorporó la ozonoterapia a sus prácticas habituales durante los tres meses que duró la colaboración con el doctor vigués. Durante este tiempo el hospital mantuvo el control sobre todos los procedimientos excepto el ozono, que fue el único elemento nuevo. Si se producía algún cambio en los resultados esperados iba a ser debido a la incidencia de la ozonoterapia.

En tres meses se trataron ocho pacientes. Los médicos especialistas de la unidad de pie diabético de Penafiel auguraban que seis de estos enfermos se recuperarían de sus heridas, pero los otros dos casos iban a resultar especialmente difíciles. Estos dos pacientes estaban abocados a la amputación. Estas dos personas apenas presentaban circulación sanguínea en las piernas. La colocación de un estent o la realización e un baipás se dieron por imposibles. Sin embargo, a pesar de la gravedad de los casos y después de sumar la ozonoterapia al resto del tratamiento llevado a cabo por la unidad especializada los pacientes recibieron el alta. Los dos casos más difíciles, que los expertos de pie diabético daban por perdidos, se curaron. Uno de los pacientes logró la recuperación total y el segundo fue dado de alta todavía sin el injerto de piel sobre la lesión pero con su herida totalmente revitalizada.

Los expertos de la unidad de pie diabético reconocieron que los resultados habían sido algo fuera de lo normal. Corroboraron que la ozonoterapia es efectiva en el tratamiento del pie diabético y están decididos a incorporarla a sus prácticas. La colaboración del doctor Marques de Magallanes junto al equipo del hospital Padre Américo de Penafiel ha confirmado que el ozono funciona sobre los propios pacientes.