Recuperarse de un accidente cerebrovascular es más fácil con la ayuda del ozono

En el blog de Clínica Claro queremos hablaros hoy sobre la actuación del ozono en los accidentes cerebrovasculares (ACV), y en especial en uno de ellos, la trombosis cerebral. Una patología que afecta a más de 400.000 personas en España y que puede dejar secuelas totalmente irreparables para nuestro organismo.

La trombosis cerebral se asimila en sus causas al infarto, ya que viene provocado por la falta de riego en una zona de nuestro cerebro. Esta falta de riego se debe a una obstrucción de las arterias que conectan el corazón con el cerebro, que de manera frecuente es causada por un coágulo, también llamado émbolo. Esta obstrucción consigue que la zona de nuestro cerebro a la que da riego esta arteria no obtenga el suficiente oxígeno y pueda quedar muerta, ya sea de manera total o parcial.

Las zonas de nuestro cerebro afectadas en su totalidad por esta falta de riego se convierten de esta manera en irrecuperables, pero existen otras zonas donde el flujo, aunque menor, llega de manera parcial. Estas son las llamadas “zonas grises”, que pueden evolucionar hacia la curación o hacia una muerte completa. Es aquí donde el ozono puede ejercer su gran poder, ya que con su efecto oxigenante consigue que esa parte de nuestro cerebro con posibilidad de curación pueda evolucionar de manera favorable, tanto en rapidez como en calidad. De esta manera, las secuelas que puede sufrir una persona afectada de trombosis cerebral pueden llegar a ser mucho menores y puede recuperar una vida con normalidad.

De todo esto habló nuestro doctor José Antonio Marqués en una nueva intervención en el programa Salud y Bienestar de Cadena Cope Vigo. Aquí os dejamos el audio, que lo disfrutéis.