El ozono nos refuerza en la prevención de infecciones víricas

En el nuevo post de nuestro blog os hablamos sobre la aplicación de la ozonoterapia en las infecciones víricas, tan habituales durante el invierno. Algunas de ellas, como la gripe, causan entre 2.000 y 3.000 víctimas mortales con carácter anual solo en España. Son patologías que tienen una mayor probabilidad de prevención si preparamos nuestro sistema inmune para ello, y ahí es donde el ozono acomete su labor principal.

Y es que gracias al ozono se regula nuestro sistema inmune para conseguir que funcione de manera excelente. Con su aplicación conseguimos que los anticuerpos, las células encargadas de destruir los virus, estén en óptimas condiciones para poder atacarlos. Este refuerzo de los anticuerpos es especialmente necesario en pacientes de la tercera edad, los que más dificultades encuentran a la hora de reponerse de estas enfermedades.

Además de la gripe, el ozono actúa principalmente sobre otra infección vírica, la rinitis. El procedimiento es exactamente el mismo, reforzar nuestro sistema inmune para que afronte las épocas más complicadas, como el invierno, con fuerza y energía. Además, la ozonoterapia ya ha actuado para combatir otro tipo de infecciones, las crónicas. Se ha comprobado que en patologías como las distintas hepatitis o el sida, su aplicación antioxidante consigue que la células destructoras despierten y rechacen el virus.

Por ello decimos que el ozono es un arma de doble filo para combatir las infecciones víricas, ya  que por un lado previene con su efecto fortalecedor sobre el sistema inmune, y por otro ataca la misma enfermedad cuando ya la estamos padeciendo, consiguiendo que nos repongamos en un plazo menor.

Del trabajo que realiza el ozono en las infecciones volvió a hablar, en una nueva intervención en el programa “Salud y bienestar” de Cadena Cope Vigo, nuestro doctor José Antonio Marques. Os dejamos el audio de su sección, para que podáis conocer más sobre cómo el ozono puede ser un gran aliado en estas infecciones tan comunes en invierno.