Asma. Beneficios del Ozono en el tratamiento del Asma

El músculo bronquial de los enfermos asmáticos tiene una mayor reactividad que el de las personas sanas.  La contracción de estos músculos obstruye el paso del aire y con ello provoca dificultad respiratoria (tos, sensación de ahogo...)

El ozono normaliza la reactividad bronquial a través de su efecto antioxidante, evitando que el músculo bronquial se contraiga.

Por otra parte, la Ozonoterapia aumenta el aporte de oxígeno por la hemoglobina, mejorando la capacidad respiratoria de los pacientes.

En el asma bronquial el tratamiento se aplicar por vía general (bien sanguínea o rectal). 

El Ozono funciona de forma acumulativa, con el tiempo aumenta su efecto y este se mantiene de forma estable. Los síntomas pueden disminuir o bien desaparecer, dependiendo de la gravedad de la enfermedad.