El Ozono puede solucionar las lesiones que te impiden realizar deporte

Hoy visitamos a José Loureiro, y le pedimos que nos cuente su experiencia con la Ozonoterapia.

José tiene 48 años, es una persona deportista (practica sobre todo artes marciales) y nosotros tenemos que añadir, que es uno de nuestros pacientes más simpáticos, afronta sus dolorosos problemas musculares con un humor extraordinario!

Con 18 años empezó a sufrir dolores musculares generalizados, que le impedían efectuar numerosas actividades de su día a día. 

A nivel deporte, había tenido que renunciar a realizar a bastantes de sus prácticas habituales,  sus dolores musculares se lo impedían.

Después de utilizar todo tipo de técnicas, incluida la fisioterapia, sin grandes resultados, investigando en internet llegó a nuestra consulta.

Una de las primeras cosas que nos contó fue, que cuando nació su hija no podía agacharse para cambiarle los pañales por los fuertes dolores en la zona lumbar.

Su mayor molestia era el nervio ciático, no podía salir a pasear con su familia, enseguida se encontraba cansado, le dolía todo el cuerpo, y se ponía de mal humor. 

Jugar al voleibol en la playa con sus hijos era toda una odisea! si se caía la pelota al suelo la empujaba con el pie y le decía a sus hijos que la cogieran, no podía agacharse.

Su personalidad positiva y simpática conseguía que, cuando transmitía su problema a los demás, no le hicieran mucho caso  “si le doliese tanto no tendría ese humor”.

La verdad era que tenía interiorizado que el problema era suyo y qué por mucho que se quejara no iba a solucionar nada,  así que soportaba el dolor como mejor podía pero “casi” siempre con una sonrisa.

El Dr. Marqués de Magallanes estudió su caso y le recomendó una serie de 18 sesiones de infiltraciones con ozono.

No confiaba en los resultados, pero ante su desesperación quiso intentarlo pensando:

“pruebo 5 o 6 sesiones y ya decidiré si sigo, o no”

Cuando llevaba realizadas 5 sesiones todavía no notaba mejoría alguna, aún así decidió continuar ya que el tratamiento indicado en su caso, era de 18 sesiones.

Poco a poco el tratamiento fue funcionando consiguiendo un resultado muy positivo, algunos de los dolores que sufría desaparecieron totalmente.

¡Ahora puedo hacer cosas en deporte que tenía totalmente olvidadas! 

¡Una de las mejoras más significativas es que duermo mucho mejor, al sufrir menos dolores!

¡He vuelto a salir a pasear con mi mujer sin protestar al minuto de salir de casa!

A día de hoy nos visita esporádicamente cuando aparece algún dolor fuerte.

Para terminar le preguntamos a José:

¿qué significa para ti el Ozono?

Movilidad