Evolución de un paciente con pie diabético infectado

El paciente, diabético de 50 años de edad, acudió a mi consulta tras recibir el alta de su cuarto ingreso por pie diabético infectado, aun en tratamiento antibiótico.

A finales de junio sufrió una herida en el pie derecho, que fue agravando progresivamente a pesar de las curas locales y tratamiento antibiótico de amplio espectro iniciado en su centro de salud.

En agosto fue ingresado para desbridamiento y tratamiento antibiótico intravenoso, pero un mes después del alta necesitó un nuevo ingreso con la misma indicación y tratamiento, esta vez con ulceras infectadas en ambos pies.

Menos de un mes después de este segundo ingreso necesitó ingresar, pero esta vez le fueros amputados el segundo dedo del pie derecho con su metatarsiano. El ingreso duró 2 semanas, a pesar de lo cual necesitó un nuevo desbridamiento en diciembre por progresión de la lesión.

Su cuarto ingreso fue en enero del 2016, y necesitó un nuevo desbridamiento después de constatar la presencia de osteomielitis en la cabeza del tercer metatarsiano. Presentaba infección persistente por pseudomona.

Acudió a nuestra consulta pocos días después del alta, todavía en tratamiento antibiótico ambulatorio, y decidimos iniciar tratamiento con ozonoterapia, consistente el infiltraciones locales de ozono (para estimular la circulación, control de la infección y anti oxidación local), tratamiento superficial con agua ozonizada y ozono en gas con bolsa (para control de la infección y regeneración superficial) y por vía general (insuflación rectal).

La evolución fue favorable desde la primera sesión, produciéndose el cierre completo de las heridas en menos de 6 semanas.

Cuatro semanas después de iniciar el tratamiento se realizó un cultivo local que fue por primera vez negativo.