Evolución enfermo Parkinson

Paciente de 68 años, aún laboralmente activo, fue diagnosticado de Parkinson hace 2 años.

Gracias al tratamiento farmacológico prescrito por su neurólogo, consigue mantener una vida laboral y social activa, por lo que no ha iniciado todavía tratamiento con Levodopa, que generalmente se reserva para situaciones clínicas más limitantes.

Sin embargo necesitaba aplicar un gran esfuerzo para mantener esta actividad: había dejado de hacer sus trabajos domésticos habituales y se movía cada vez con más lentitud.  Aún no necesitando ayuda externa, le costaba más del triple del tiempo habitual actividades como la propia higiene, el vestirse y el comer.

Estando de vacaciones cerca de nuestra clínica, sus amigos, que hacia ya un año que no le veían, se alarmaron por la lentitud de sus movimientos y su inexpresividad.

Tras una consulta clínica en la que discutimos los beneficios de la terapia antioxidante con ozonoterapia, inició tratamiento con Autohemoterapia.

La respuesta fue rápida, y en pocas semanas nos refirió que se sentía intelectualmente más despejado, se movía con más facilidad, le costaban menos las actividades cotidianas, retomó su facilidad para las tareas domésticas, hasta el punto de haber dedicado un día entero a recuperar arreglos en la casa pendientes hacía años.

Desde el punto de vista clínico, había recuperado su expresión facial, mejorando su postura,  y mejorando notablemente sus movimientos.

Este video realizado antes y después del tratamiento muestra que sus movimientos se hicieron notablemente más ágiles.

De tardar 50 segundos en abrocharse el botón de la camisa pasó a hacerlo en 5 segundos.

Antes del tratamiento con Ozono

Después del tratamiento con Ozono