¿Cómo nos puede ayudar el ozono a combatir la diabetes?

La diabetes se puede considerar una de las grandes epidemias del siglo XXI. Esta enfermedad, en su tipo 2, afecta entre al 5 y al 10 por ciento de la población mundial. Se origina cuando nuestro cuerpo no responde a la hormona que segrega el páncreas de manera natural, la insulina, que es la hormona que regula nuestro nivel de glucosa en sangre.

Por su parte, la diabetes tipo 1, la que menor incidencia tiene, se origina especialmente en la infancia. Tiene su causa en la destrucción de las células que producen la insulina en nuestro páncreas, y tan solo afecta a uno de cada diez pacientes de diabetes.

Es importante saber que si cuidamos nuestra alimentación y la medicación que debemos seguir, podemos tener gran parte de control en el avance de la diabetes. Pero hay complicaciones inevitables, generadas por los llamados radicales libres, células aisladas que genera nuestro sistema inmune cuando tiene que combatir alguna patología.

Estos radicales libres producen lesiones oxidativas en nuestro cuerpo, que se pueden combatir gracias a la ozonoterapia. El ozono consigue eliminar estos radicales libres y devolverlos a su sitio, dando lugar a una reducción de la actividad oxidativa y por tanto a una mayor recuperación de estas lesiones. Además, cuando se manifiestan a nivel cutáneo, el poder germicida y esterilizante del ozono consigue unos efectos increíbles a la hora de cicatrizar la herida.

El ozono es un gran aliado cuando hablamos de los efectos de la diabetes en nuestro cuerpo. De esta manera, puede paliar sus efectos en el riñón, con la llamada nefropatía diabética; en el ojo, con la denominada retinopatía diabética; y a nivel nervioso con el pie diabético.

Si queréis saber más sobre la ozonoterapia en la diabetes, os dejamos la intervención de nuestro doctor José Antonio Marqués Regojo en el programa Salud y Bienestar de la Cadena Cope Vigo, donde ahondó más en esta patología y en la ayuda que puede aportar el ozono a quienes la padecen.